Publicidad

La curva de la satisfacción

¿Existe una relación entre nuestra cantidad de satisfacción personal y el dinero que gastamos? Probablemente si vives en un país occidental la respuesta será en un 99% de los casos que .

Al principio de nuestra vida, cuando aun éramos recién nacidos, tan sólo nos conformábamos con cubrir unas necesidades básicas, comer, calor y protección, que normalmente eran resueltas con el cariño y el abrigo de nuestras madres. Después pasábamos a otras necesidades más complejas y comodidades como una dieta equilibrada, vestimenta, un techo, electrodomésticos para ayudarnos en el hogar, educación o diversión, y la relación entre satisfacción y dinero se iba arraigando y desarrollando en nuestras mentes. Por último llegamos a la fase donde adquiríamos auténticos lujos sin darnos cuenta del cambio. Coches (el 92% de la población mundial vive sin coche), viajes, bienes materiales de alto coste, …, y aunque cada compra parece más emocionante, cada vez el entusiasmo se desvanece con mayor rapidez, la felicidad que nos aporta el gasto es más momentánea.

Pero como ya estamos convencidos de que el gasto nos aporta felicidad, no nos damos cuenta que incluso gastando montañas de dinero la satisfacción no sólo ha dejado de subir, sino que incluso baja. Más dinero se traduce de repente en más preocupaciones y menos tiempo para disfrutar de las cosas que nos hacían sentir bien no hace mucho tiempo. Tiempo lejos de nuestro hogar sin ver a nuestros hijos crecer. Más que perder si no aseguramos nuestros bienes, más impuestos, más facturas, más descontrol, más contaminación, más y más y más y más…. Dinero = Satisfacción no sólo ha dejado der ser cierto, sino que además se ha vuelto contra nosotros.

Parece ser que existe un punto que debemos encontrar, un límite en el que nuestras necesidades básicas, nuestras comodidades y unos pequeños lujos quedan resueltos y tenemos todo cuanto queremos tener, sin adquirir nada que “nos consuma”. Ese lugar se llama suficiente. Según Joe Dominguez en La bolsa o la vida, “suficiente es ese lugar valiente, seguro, honesto y reflexivo, donde se aprecia y disfruta plenamente de lo que el dinero te aporta y aporta a nuestras vidas“.

Querido seguidor o lector puntual, si descubres lo que es suficiente para ti, puede que tu curva de satisfacción suba más de lo que nunca hubieras imaginado. ¿Eres capaz de saber dónde está tu propio suficiente? ¿Tienes la fuerza de voluntad o simplemente las ganas de encontrar tu propio suficiente? ¿Realmente crees que es importante saber lo que es suficiente para ti?

Publicidad

19 responses to “La curva de la satisfacción

  1. Excelente post, y cuanta razón hay en el.

    El otro día hablando con un amigo sobre el consumismo, comentábamos la sensación de vacío que nos invadía cuando conseguíamos tener algo deseado. Consumismo puro y duro, debemos pensar en ello.

    Un saludo y enhorabuena por la página.

    1. @kristina, muchas gracias. Efectivamente, conseguir una satisfacción momentanea gracias a la billetera, suele preceder a un estado de ¿ahora qué? ¿qué va a ser lo siguiente?

  2. Hola Antonio,

    Te voy a contar una reflexión mía de hce unos meses: “Tengo una casa (se la debo al banco, pero vivo en su interior), cuando llueve no me mojo y tengo calorcito, vivo con mi mujer y vamos a ser padres, tengo ropa de abrigo, ropa de verano, zapatillas de deporte, bañadores, camisetas, un Barbour, un coche grande, un Mac, un PC, un Notebook, un móvil, un aparato en el que echo mis residuos vitales y los elimina (suena a coña pero he estado tres veces en Mauritania con una ONG y tener un WC que funcione NO es lo normal), otro que enfría y conserva mis alimentos, mi bebida, uno que lava la ropa, comida, agua corriente, luz,… muchísimo más de lo que una persona del tercer mundo querría para sí. Y… Nos hacen creer que nos falta un iPad, un iPhone, un BMW, un ático, un Belstaff, una Harley,… Es decir: No tenemos suficiente… ¿No tenemos suficiente?

    Hace años que sí y no lo vemos. Ese es el problema: TENEMOS SUFICIENTE Y MÁS DESDE HACE MUCHO TIEMPO y seguimos quejándonos de lo que no tenemos…”

    Yo lo digo claro: YA TENGO SUFICIENTE. Ahorro para no tener que trabajar en exceso por ello, pero desde luego, me sobra con lo que tengo. Como a la mayoría…

  3. Probablemente nuestros hijos tendrían suficiente con un tronco con 4 ruedas tirado por un cordel de esparto, pero seguro que acabarán teniendo PC, 2 o 3 videoconsolas, bicicleta, último smartphone y una habitación llena de todo tipo de juguetes por mucho que sus padres tengan clara su curva de satisfacción en cuanto a lo innecesario , lo banal o puramente consumista.

    El problema es que nosotros como padres se lo acabaremos dando todo, no sólo por su felicidad o por darles experiencias que les hagan enriquecerse como personas, también para que no se queden descolgados de sus amigos y la sociedad en general, de este modo estamos disparando la curva de satisfacción de nuestros niños a edades muy tempranas.
    Dicho de otro modo, de pequeños nos crean una burbuja de satisfacción que puede convertirse en un gran problema cuando volamos en solitario si no desarrollamos también la madurez, cordura y capacidad de ser críticos con lo que nos rodea.
    La insatisfacción es algo sociocultural, y no sé si me atrevería a decir genético, y no seríamos lo que somos si no fuésemos así: inconformistas, con continuos toques de infelicidad y amargura.

    Con “suficiente”, hoy no existirían ETFs y no necesitaríamos ni nos plantearíamos invertir, el hecho es que a veces invertimos porque no tenemos suficiente. La cuestión es encontrar el equilibrio entre tener lo suficiente y no quedarse fuera de nuestra sociedad.

    PD: yo no soy padre jeje

    1. @Pistachu, puedes ver los ETFs o cualquier otro producto de inversión como un instrumento para que tu familia tenga siempre al menos suficiente, en caso que faltes por el motivo que sea.
      Lo de la burbuja de satisfacción me ha parecido una metáfora muy acertada.

      @igor, yo también pienso que todo llega si pones tus deseos a las órdenes de tu imaginación. Si lo puedes imaginar, es posible.

      @Sco, creo igual que tú que la felicidad está en cualquier sirio, ya que se encuentra en el camino que recorremos, no en el supuesto éxito final. Quien piensa que la felicidad está en la meta, ninguna victoria le parece suficiente.

  4. Totalmente de acuerdo con el artículo. Yo personalmente considero que soy “casi-rico”, ya que tengo todo lo que necesito para ser feliz: mi familia, la casa que nos gusta (con su correspondiente hipoteca), trabajo, salud, y dinero suficiente como para pegarme pequeños caprichos y viajar de vez en cuando, que es lo que más me gusta. Con el excedente monetario, en lugar de comprarme el último modelo de BMW X5 o similar lo estoy invirtiendo con el único objetivo de tener una jubilación digna,cuando pueda y me apetezca, que con la que está cayendo no es poco. El día que pueda vivir sin la obligación de trabajar seré rico del todo. Todo llega.

  5. Si quieres tener la felicidad completa comprate un Ford y una escopeta, eso decia mi padre, ¿donde esta la felicidad?? en cualquier sitio,yo soy de las personas que todo lo que hago soy consciente de ello, desde encender la luz hasta tirar de la bomba o poner una lavadora o abrir un bote de tomate, todo, cuando lo hago, pienso, llevo un tiempo en la que encuentro muchisima satisfacion comprando productos de primera linea, si compro papel higiénico que sea scotexx y detecto la suavidad, si me pongo un cafe, nescafe por favor y lo saboreo hasta la ultima gota, cuando me preparo una hamburguesa que sea de la mejor calidad y el kepchup heinz o el tomate orlando por favor y asi constantemente, cada uno tenemos nuestras manias,jeje.
    s2

  6. Ya que dices Scotexx, prueba Foxy, el papel del zorrito naranja. Mis posaderas ya no admiten menor respeto.

  7. Muy bueno Antonio, no puedo estar mas de acuerdo, esta relacion es “relativamente facil” ahora a buscar la relacion entre la satisfaccion personal y el afan de conocimiento jajaja (por dar por culillo)

    1. @Perico, sin duda es una relación más rica en matices:

      – La satisfacción del proceso de aprendizaje a través de las infinitas formas de adquirir conocimiento.
      – La satisfacción del momento en el que aprendes algo nuevo o relevante.
      – La satisfacción de recibir el conocimiento revelado por alguien que reparte saber.
      – La tremenda satisfacción de compartir tu conociemiento.
      – El reconocimiento o agradecimiento de quien recibe conocimiento.

      Y un largo etcétera que hace del aprendizaje uno de los conceptos en los que merece más la pena profundizar.

  8. Excelente post! Hace unas semanas, viendo un partido de la Champions con los amigos en un bar, nos pusimos a hablar sobre la riqueza y la felicidad. Fue muy interesante ver como en un grupo de amigos existían tantas visiones diferentes sobre el tema. Esto me sirvió para darme cuenta que mi concepto de riqueza es concreto y preciso. No se trata de algo abstracto y mal definido. Me di cuenta de que yo seria rico si fuese capaz de ganar el importe de mi nómina (un sueldo normal por otra parte) SIN necesidad de ir al trabajo. Parece una obviedad, pero fue una revelación. Yo no necesito millones de euros, ni tampoco me compraría un Ferrari, ni me cambiaria de casa ni de ciudad. Para mi la riqueza sería poder llevar la vida que llevo pero disponiendo de todo el tiempo para poder dedicarlo a mi y a los mios. Después de esta reflexión he visto que es un objetivo razonable, que se trata de un número concreto y que todo esto ha hecho que mi motivación para ahorrar e invertir de forma inteligente sea todavía mayor. Gracias a todos por mantener en marcha este fantástico blog.

    1. @katex, en esas charlas entre colegas se sacan también excelentes reflexiones. En cuanto a tu umbral de riqueza, igual podría ser algo inferior si lo piensas, ya que si no te fuerzas a realizar una actividad diaria que te obliga a ciertos gastos… (combustible, vehículo, vestuario,…)

      @igor, efectivamente el factor tiempo libre es clave.

      @Eguz, eso es, no tener un empleo remunerado no implica no hacer nada. Gracias a ti por tu participación.

Comments are closed.