Publicidad

Una Gran Depresión

Juan tiene mujer y dos hijos. Gana 1000€ al mes y sus gastos familiares se pueden dividir con el siguiente flujo de efectivo:

– Comida 100€

– Ropa 100€

– Energía y gasolina 300€

– Seguros y otros recibos 100€

– Colegios y comedores escolares 250€

– Ocio 100€

– Ahorro 50€

Con los datos anteriores podemos suponer que las finanzas de la familia de Juan están más o menos saneadas. Su casa está pagada, gastan lo necesario, no tienen deudas y ahorran lo que buenamente pueden.

Un día sus hijos le piden tener una piscina en casa, ya que sus compañeros del cole tienen todos una para poder pasar el verano. Juan, con buen criterio, les responde que no puede ser porque el dinero que gana no da para más.

Un año después y en medio de una fascinante bonanza económica en la que un mal encofrador ganaba más que un buen médico, el jefe de Juan le pide que vaya a verle a su oficina, y le da la grata noticia de que su sueldo se eleva a 1100€ mensuales. Con la buena nueva los hijos de Juan reciben el regalo de su nueva piscina, ya que los 20000€ que cuesta la obra completa es financiada fácilmente por el banco mediante una cuota de 100€, debido a que con la garantía de su casa el crédito sale muy barato.

Las cuentas de la familia son ahora:

– Gatos anteriores 950€

– Ahorro 50€

– Crédito piscina 100€

Un total de 1100€ que suponen la cantidad que ingresan. Nada nuevo bajo el sol y la familia ha conseguido por fin disfrutar de la piscina en verano.

Pero en octubre Juan se pone de nuevo con las cuentas llevándose una poco agradable noticia. El dinero fácil que consiguen inyectar las entidades financieras está provocando una inflación descontrolada, haciendo que los precios se eleven año a año, y sus gastos mensuales han cambiado:

– Comida 110€

– Ropa 110€

– Energía y gasolina 3300€

– Seguros y otros recibos 110€

– Colegios y comedores escolares 275€

– Ocio 110€

– Ahorro 50€

– Crédito piscina: 100€

El total de sus gastos mensuales es ahora de 1195€.

Pues ya ves, Juan tiene que recortar gastos, comenzar a comprar menos ropa y más barata, cambiar el pescado y la carne por lentejas y cereales, salir menos a divertirse y bajar un poco la calefacción. Viven peor, pero tienen una piscina.

Al igual que la familia de Juan, muchas otras familias se ven afectadas por la inflación y reducen sus gastos, lo que hace que las empresas ingresen menos por la reducción de poder adquisitivo de los ciudadanos. Algunas comienzan a prescindir de algunos de sus empleados. Es el comienzo de la recesión.

A Juan le vuelve a llamar su Jefe, esta vez para comunicarle que los ingresos de la empresa han bajado y que debe cobrar como máximo 900€. Así que la situación ahora es:

– Ingresos familiares 900€

– Gastos familiares 1195€

La familia de Juan debe reducir tanto sus gastos que comienzan a vivir en la miseria. Mala dieta diaria, ropa vieja, nada de calefacción, nada de ocio, taper para el comedor escolar,… Y a esto que despiden a Juan justo el día en el que ha recibido un aviso del banco para que pague las dos cuotas atrasadas del crédito de la piscina.

La situación es insostenible. La empresa ha quebrado y no reparte finiquitos, así que el crédito de la piscina sigue sin pagarse y el banco ejecuta la garantía. La familia de Juan se queda sin hogar. Incluso en esta situación, el gobierno acentúa la recesión con bajada de sueldo de los trabajadores públicos, recortes en servicios de primera necesidad, subidas de impuestos y descontrol (o más bien control) de las tarifas energéticas. Es la temida depresión.

La familia de Juan es sólo uno de los muchos casos de sufrimiento de nuestra podrida sociedad, que ha vendido su alma al diablo y a sistemas de enriquecimiento de los ricos y empobrecimiento de los pobres, eso sí, de una forma discreta y disimulada.

La inflación es la forma en que gobiernos, sistema bancario y grandes riquezas controlan el sistema, y es difícil protegerse de ella. La culpa de la crisis no es fácil de nominar, pero si yo tuviera que nombrar un culpable, sería la inyección desenfrenada de dinero por parte de los grandes poderes públicos y privados, sometiéndonos a una falsa bonanza económica que nos ensimismó.

Bienvenidos a la gran depresión. Sálvese quien pueda.

Publicidad

21 responses to “Una Gran Depresión

  1. Hola,
    Seguro que mi comentario genera controversia, pero hay que diferenciar entre aquellas situaciones en las que los bancos “cuelan” o negocian condiciones abusivas y aquellas en las que la gente, presa del optimismo por una boyante situación económica, se lanza a gastos incompatibles con su verdadera situación. Efectivamente la inflación es un problema, pero en el ejemplo que pones, el problema no es la inflación, el problema es haber pedido un crédito de 20.000 cuando su ahorro mensual son 100. Si no hubiese pedido el crédito, mal que bien podría seguir viviendo, ajustándose un poco el cinturón (eso si, sin piscina).

    Ultimamente salen muchos ejemplos en la televisión en los que se oyen cosas como: “Yo era trabajador de la construcción con un sueldo de 1.200 euros y mi mujer cobraba 800, teníamos una hipoteca de 1.500 y claro, ahora me he quedado sin trabajo y no puedo pagarla”. Tío, no deberías haber pedido la hipoteca para empezar, o por lo menos no de 1.500 euros al mes. En mi casa se ingresa el doble de lo que se ingresa en este ejemplo pero me metí a una hipoteca de 500 euros al mes. Seguro que vivía más a gusto en una casa de 150 metros (tengo tres niños), pero vivo tranquilo (y con la hipoteca pagada) en una de 90.

    Evidentemente mi situación económica no es la misma, pero si me hubiese metido a una hipoteca de 2.500 euros seguro que era muy parecida.

    Que conste que no estoy defendiendo a los bancos, y de hecho ya he estado en algunas las concentraciones de stop deshaucios, pero también es cierto que la gente no se sienta con lápiz y papel y hace cuentas.

    Saludos.

    1. Hay una cuestión que yo no llego a entrever. El banco da una hipoteca, si el hipotecado no puede hacer frente a la hipoteca, se quedan con el piso y el hipotecado con la deuda. Por lo visto si se quedan el piso se lo quedan por un valor muy inferior al real. Además tengo entendido que no pagan algunos impuestos. ¿Alguien me puede explicar cual es el riesgo de operación que asumen los bancos?

      1. Ahi le doy la razón a Rogelio. Cada caso es un mundo, pero esta claro que hay una “reglas básicas” que todo el mundo debería seguir:
        – no endeudarse más de un tercio de los ingresos del hogar (si entran 2100 euros, no endeudarse nunca más de 700€).
        – una hipoteca de máximo 20 años.

        Esta claro que en el ejemplo de Rogelio si alguien se mete en más de 1000€ de hipoteca con unos ingresos de 2000€, algo no esta haciendo bien. Otra cosa es que el banco NUNCA debería haberle dado ese tipo de prestamo a alguien que dificilmente podrá pagarlo.

        En fin, creo que la culpa se debe repartir un poco, los bancos por haber suavizado tanto el crédito en los últimos años, y la gente por haberse endeudado tanto.

    2. 100×100 de acuerdo contigo Rogelio. Es lo que a mucha gente de mi entorno le ha pasado. Es cierto que se han quedado sin curro pero claro antes se habian comprado un coche Mercedes, una gran casa, etc… A eso se le llama no tener cabeza.

  2. Muy buen ejemplo de como están las cosas, y de una manera u otra a todos nos pasa un poco lo mismo, ver como cobras menos, ver como sube todo, y como esa ecuación de AHORRO=INGRESOS-GASTOS, cada vez da menos de si.

    Personalmente esta época me esta sirviendo para plantearme los gastos y optimizarlos, pero lógicamente llegará un momento donde uno no sabrá de donde recortar.

    Llegado a este punto y pensando en la cartera de inversión, me planteo si prefiero inversiones que me reporten flujo de efectivo (dividendos, cupones, etc..) aún sabiendo que fiscalmente es menos efectivo, o si bien aguantar el tirón y seguir con inversiones de acumulación. Supongo que para gustos los colores!

    Un saludo a todos!

    1. ¿Qué queréis que os diga? Me cuesta mucho ponerme de parte del poderoso y cargar de culpa al pobre pequeño ahorrador que confía en su empleado de banca de toda la vida o en la lectura de la prensa diaria. Yo culpo sobre todo a gobiernos (nótese el plural) y a grandes poderes privados. Ellos manejan la economía, opinión y visión general de la ciudadanía. Está clarísimo que cuanto más leído más sabido, y es precisamente por eso por lo que culpo a quienes culpo. Por cabrones (perdón) más que nada.

      @Sergio, ¿qué te aporta el flujo de efectivo? ¿Más cash para gastar? Si lo necesitas pues bien, pero si no…

      @Lluis, prácticamente ningún riesgo, mientras lo tengan controlado. Los que no lo controlaron, quebraron, pero ni eso les hace caer.

      @Ferran, pues sí, tantos IPC reales como familias en el mundo.

      @brownehead y @CarlosC, así me gusta, que me hagáis caso y leais a los mejores. 🙂

      @Dalamar, hombre, no te quedes con los detalles del presupuesto familiar que sólo valen para expresar con un ejemplo lo que se quiere contar.

  3. Interesado en comprender la diferencia entre el IPC real y el IPC mentiroso. Según datos oficiales la inflación es pequeña, pero para los gastos inevitables de los más desfavorecidos, de un familia normal y corriente, pienso que son brutales (viéndolo en %).

  4. @Luis

    ¿Qué es un IPC real?
    Creo que el único IPC real sería el incremento sobre las cosas que yo consumo normalmente y eso lo debería calcular cada uno.

    Podría empezar a contar el gasto recurrente mensual y compararlo cada año.

    ¿Alguien ha hecho los cálculos para su propia cesta?

  5. @Antonio, espero que estés disfrutando el libro tanto como hice yo 😉

    Harry Browne tenía un don para explicar la economía con ejemplos sencillos y comprensibles por cualquiera, como el que recoges en la entrada. De hecho sus primeras obras, aunque obsoletas en cuanto a temas prácticos de inversión, son auténticas joyas para entender el funcionamiento de la economía en todos sus aspectos.

  6. 100 euros para comer 4 personas sale a menos de un euro por persona y por dia, aunque los hijos coman en comedores durante el dia tienen que cenar, yo creo que no les da ni para arroz con sal!

    Bromas aparte, la inflacion vendra cuando venga la recuperacion a ser que sea inflacion de otro tipo, es decir por el lado de los costes, por lo tanto los sueldos deberian de subir con la inflacion a no ser que las cosas se hagan muy mal.

    Pero aun con piso pagado, mil euros al mes no dan para alimentar 4 bocas, y menos para ahorrar y tener ocio, dan para una, como mucho para dos apurando muchisimo y pasando penurias, pero no para 4, al menos en España.

    Por supuesto que en paises tercermundistas viven con menos de un euro al dia, pero entonces quitamos seguros, quitamos energia, quitamos el 90% del gasto en ropa y nos dedicamos a comer lo justo y poco mas.

  7. Hola, quería comentar varias cosas:

    @Lluis, efectivamente, según están ahora las cosas el banco no asume tantos riesgos al conceder una hipoteca: la tasan al precio que les da la gana, hacen su negocio, si las cosas van mal te la tasan a la baja y encima les debes la diferencia. Totalmente injusto, por eso defiendo la “dación en pago”. El banco debería apechugar con su tasación.

    @Dalamar: efectivamente, tienes razón en lo de los 100 euros, pero es un ejemplo sencillo. Yo he hecho las cuentas de mis gastos fijos y me he quedado de piedra. Luz, gas, teléfono… es impresionante y laqs tarifas siguen subiendo, y subiendo, muy por encima del IPC “oficial”.

    El verdadero problema que tenemos, además del endeudamiento, es que se está produciendo una destrucción de empleo bestial a gran velocidad que va a tardar muchos años en recuperarse. Si no hay ingresos… apaga y vámonos.

    1. @igor76, sin inflación no hay motor posible, sin motor sobramos una gran parte de las empresas y de los trabajadores.

      @Hector, tal y como expones, nominar a los culpables es difícil, pero hay quienes pueden controlar que la cosa no se desmadren, y no sólo no lo hacen, sino que incitan a que ocurra, y jalean el falso crecimiento.

      @Valentín, sería una triste realidad. Me apenaría mucho que los ciudadanos de este país tuvieran que trabajar 15 horas al día para sobrevivir.

      @Antonio, por lo expuesto en mis comentarios, no estoy de acuerdo. Las personas no van buscando su ruina.

      @Alfonso, muchas gracias y felicidades por tu reciente premio.

      @Crazybone, personalmente no conozco a ningún dueño de un Mercedes que ande ahora con problemas económicos. Seguramente los habrá, pero yo no los conozco. Sin embargo sí que los conozco con coches mucho más modestos.

      @Lluis, buen alarde de madurez el tuyo. A seguir aprendiendo es lo que toca.

      @Gabriel, el caso es que estoy de acuerdo. Eso es precisamente lo que quieren que creamos, que tenemos toda la culpa.

  8. Me ha gustado el post. Refleja de una manera sencilla la realidad en la que estamos metidos. Una gran parte de la sociedad esta sufriendo severamente la resaca de una borrachera que duró demasiado, y con el tiempo la parte restante acabará viéndose afectada también, aunque algunos no participáramos de aquella fiesta.

    El desahucio…

    -¿Es la culpa de Juan, por desconocer las consecuencias que podría acarrearle su “mini” borrachera? Quizás un poco, aunque quién no se ha rendido nunca a las ilusiones de sus hijos sin contar con TODA la información.
    -¿Lo es de su jefe, por querer reconocer la buena labor de Juan subiéndole el sueldo en lugar de guardar reservas para posibles épocas de “vacas flacas”? Quizás un poco, aunque seguramente también habría recibido críticas de los sindicatos si no hubiera repartido las ganancias entre sus trabajadores.
    -¿Es culpa del director de la oficina bancaria que vendió el préstamo a Juan, y que con él se acercó un poco más a los altos objetivos marcados por “la corporación”? Quizás un poco, aunque ya sabemos que le habría pasado a ese director (probablemente también con una familia y con unos gastos mensuales que cubrir, como Juan) si en esa época de vacas gordas precisamente él no hubiera concedido ese préstamo.

    Si seguimos “tirando del hilo”….encontraremos que el origen de toda esta crisis, como de las ocurridas en los dos últimos siglos, no la tiene el capitalismo, ni el libre mercado, sino precisamente la falta esos dos fenómenos.

    Es el “capitalismo clientelista” (es.wikipedia.org/wiki/Capitalismo_clientelista) el que hace que los gobiernos y bancos se pongan de acuerdo para fabricar y distribuir dinero a partir de la nada. Los primeros imprimiéndolo y vendiéndolo a un interés demasiado bajo a través sus bancos centrales, y los segundos arrojándolo a la sociedad, amparados por el privilegio legal de la “reserva fraccionaria” y el efecto del “multiplicador monetario”.

    El capitalismo verdadero nace del ahorro generado de las rentas del trabajo, y sin duda no permitiría que se produjeran estos “chutes” de dinero artificial a la sociedad. El crecimiento económico seria menor (o dicho en palabras actuales, sostenible), pero real. Este no es el caso actual.

    Lo sorprendente (o no) en cualquier caso es que gran parte de los que están sufriendo más las consecuencias de la crisis reclamen mayor intervención de los gobiernos, y más inyección de dinero para salir de su precaria situación. Como el drogadicto que tiene síndrome de abstinencia y busca desesperado a su camello. Así no se sale de la crisis, así se maquilla y se prolonga. Como lleva ocurriendo ya unos cuantos años.

  9. Hay épocas en la vida, en las que para mantener el poder adquisitivo y el nivel de vida, hay que trabajar más horas (dos jornadas). En los años 1960 conozco a personas, que tras su jornada habitual de trabajo, luego iban a limpiar vagones de metro por las noches.

    Ha habido otras épocas, en las que te podías cambiar con mucha facilidad de empresa cobrando un salario superior al de la empresa anterior (Alemania en los años 1970).

    Habitualmente, en las últimas décadas vividas, ha habido subidas salariales que compensaban (al menos en parte) la inflación. Ahora bien, países pertenecientes al Euro, solo podrán negociar subidas salariales “satisfactorias” si se es competitivo a nivel mundial (Sindicatos alemanes negocian actualmente subidas salariales del 6,5%). Países de la Eurozona con una economía menos competitiva y sin posibilidades de depreciación de la moneda (como ha sido habitual en la época antes de pertenecer al Euro), no tendrán capacidad del ajuste salarial a la inflación. Un problema GRAVE cuya causa es la divergencia entre economías tan distintas entre la EU.

    Solo pretendo hacer énfasis, en que probablemente muchas personas en países débiles de la Eurozona, tengan que trabajar más horas para mantener el nivel de vida.

    Saludos,
    Valentin

  10. A veces, cuando leo este tipo de comentarios, veo reflejado muchos de los problemas de la sociedad; avaricia, envidia,… pero sobre todo incultura.
    A pesar de las criticas que me puedan caer, mucha gente que se halla en esa situación, al fin y al cabo lo han buscado. No tenían necesidad pero adquirieron casas, coches, vacaciones a sitios exóticos, todo ello endeudándose sobre manera y solo por un motivo: “por que yo lo valgo”.Con un poco más de cultura financiera, creo que el impacto hubiera sido menor.
    No vale decir que el banco me puso el caramelo y no quedó más remedio. El banco soltaba el dinero a espuertas, pero era uno mismo el que elegía una vivienda nueva de 300000 euros con garaje trastero y piscina o una de segunda mano por 100000, digna, pero sin garaje, etc.; que vamos a hablar de coches, para que un utilitario cuando el banco me daba para un BMW.

    Ojalá aprendamos todos de esta, pero ya se sabe, el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra. Miedo me da cuanto esto se recupere un poco. Tendemos a olvidar rápido

Comments are closed.