Publicidad

Prioridades en el Uso de los Ahorros

Cuando consigues automatizar el hábito del ahorro con cualquier tipo de periodicidad, normalmente te llevas una grata sorpresa por la capacidad descubierta de acumular patrimonio de forma fácil y sistemática. Aunque soy de los que piensan que la base de la inversión en el largo plazo está en gastar menos y ahorrar más, lo que hagas después con el reparto del ahorro es también una empresa importante a la que debes dedicarle tus propios números.

Con la ayuda del capítulo 10 de The Bogleheads Guide to Retirement Planning, titulado “Funding Your Retirement Accounts”, además de otros libros americanos leídos recientemente y de los que me haré eco en las próximas entradas, y adaptando su contenido a la fiscalidad española, voy a darte con esta entrada mi visión sobre la prioridad de uso de los ahorros acumulados en el año destinados a emplearlos en la mejora de tus finanzas para el largo plazo:

PRIORIDAD 1: EL COLCHÓN DE SEGURIDAD MÍNIMO

Se trata de dedicar los primeros euros a establecer un ahorro básico inicial. Es una pequeña cantidad que te proporcionara un primer nivel de tranquilidad por si surgiera algún pago imprevisto. Si nunca has conseguido ahorrar ni un duro, una cantidad de 1000€ podría ser un buen comienzo.

PRIORIDAD 2: ELIMINAR DEUDA DE ALTO INTERÉS

Eliminar deuda con intereses elevados no es una inversión en sí misma, pero sí que es una reducción de desinversión. Será raro que encuentres algún tipo de inversión que te asegure ganar un 10% (o más) de lo invertido, sin riesgo de perder el dinero. Sin embargo, quitarte de encima la pesada losa de los préstamos caros es una forma segura de aumentar la salud de tus finanzas con un alto interés, que no es otro que el que dejas de pagar al reducir el total del dinero que debes.

Yo no pensaría en la inversión hasta que elimines toda tu deuda mala.

PRIORIDAD 3: COMPLETAR EL COLCHÓN DE SEGURIDAD

Una vez eliminada la deuda mala, el siguiente paso es dedicar el ahorro a acumular la cantidad suficiente que nos permitirá vivir sin agobios en el caso de que vengan mal dadas. Vendría a ser la red que salvará al trapecista en el caso de que un inesperado desequilibrio le lleve a caer al vacío.

Existen infinitas formas de establecer la cantidad ideal de este colchón, que dependerá del tipo de trabajo e ingreso de los componentes de la unidad familiar, la salud de sus finanzas, su estilo de vida, número de hijos, personas mayores a su cargo,…

Las cantidades pueden así oscilar entre 3 y 12 veces los gastos mensuales, dependiendo de las situaciones vistas en el párrafo anterior.

PRIORIDAD 4: INVERSIÓN PARA LA JUBILACIÓN HASTA EL MÁXIMO DESGRAVABLE

Este punto es el que suele crear mayor controversia entre los ahorradores españoles debido a la diferencia de opciones disponibles para la jubilación en USA y España. Los bogleheads americanos lo tienen claro, y mientras no agotes hasta el último dólar permitido en invertir en productos o cuentas fiscalmente eficientes para la jubilación, no debes hacerlo en cuentas o productos de inversión no destinados en sí para tal objetivo.

La mala noticia para los españoles es que aquí sólo disponemos de una opción para este cometido, los planes de pensiones. Estos productos no se han ganado una opinión positiva generalizada debido, entre otras cosas, a la pésima gestión de sus carteras y al elevadísimo e indignante precio de las comisiones de gestión que son cargadas sobre su valor liquidativo.

La buena noticia es que existe algún que otro plan que invierte de forma indexada y que el precio es relativamente contenido en comparación al resto de planes e incluso en comparación con la gama de fondos de inversión de gestión activa existentes en el mercado. Yo mismo dispongo de uno de ellos.

La ventaja fiscal a día de hoy de invertir en los planes es la devolución por parte de hacienda del tipo marginal fiscal de las cantidades invertidas, siendo estas cantidades como máximo de 10000€ o del 30% de tus ingresos netos anuales (la menor de las dos). Siendo un 30% el tipo marginal medio del trabajador español, si consigues ingresar parte de lo que ganas en un buen plan de pensiones, hacienda te “regalará” el 30% de la cantidad invertida. Es dinero gratis que va a incrementar tu ahorro total del año siguiente. La fiscalidad del rescate del plan es otra historia bien distinta, pero desconocemos como será dentro de 20, 30 o 40 años. Aun así, una buena planificación a la hora de retirar el patrimonio acumulado puede evitar pagar más impuestos de la cuenta.

PRIORIDAD 5: REDUCIR HIPOTECA HASTA EL MÁXIMO DESGRAVABLE

Después de tener el colchón de seguridad establecido, haber reducido la deuda mala hasta CERO euros y conseguir incrementar nuestra inversión para la jubilación hasta, si es posible, que el estado nos devuelva el 30% (media española) del máximo desgravable, toca seguir pegando en la ventanilla de hacienda. Para conseguir otra paga extra, debemos realizar pagos sobre nuestra hipoteca hasta que consigamos completar 9000€ por cada titular del préstamo. De esta forma, si conseguimos pagar 18000€ de hipoteca con las cantidades entregadas mes a mes y las aportaciones extraordinarias, conseguiremos que hacienda nos devuelva el año siguiente 1350€ a cada titular (un 15% de lo pagado al banco), sumando un total de 2700€.

PRIORIDAD 6. CARTERA DE INVERSIÓN LÍQUIDA

Tras aprovechar al máximo las ventajas fiscales de las que disponemos en España, el resto de nuestro ahorro se podría destinar a construir nuestra cartera de inversión de acciones, bonos, fondos de inversión, ETFs,…

Puede extrañarte que los bogleheads americanos den una prioridad tan baja a este destino de los ahorros, pero ellos siempre piensan de forma austera, dedicando el máximo de sus ahorros a limpiar de basura su salud financiera y a sacar el mayor partido a la posibilidad de obtener el máximo de “dinero gratis”. Eso sí, tanto para este apartado como para las cuentas de inversión para la jubilación, procuran siempre adquirir productos baratos e indexados. Si eres capaz de ahorrar una buena parte de lo que ganas y tus ingresos anuales están por encima de la media, aun te quedará dinero para este apartado. Si por el contrario ganas una cantidad más modesta o bien vives al día y no eres capaz de contenerte pensando en que el gasto trivial es parte determinante de la felicidad, tendrás que sacrificar las cantidades destinadas a las prioridades anteriores si quieres enviar dinero a la cartera de inversión.

MI OPINIÓN PERSONAL

En una próxima entrada veremos un ejemplo práctico con números contantes y sonantes, pero hasta entonces podría decir sin temor a engañarme que estoy bastante de acuerdo con las prioridades que los bogleheads americanos asignan al destino de sus ahorros, pero no sería completamente sincero si no te reconociera algunos matices que para mí son imprescindibles debido a mi preocupación por sentirme bien invirtiendo. Las diferencias entre mis prioridades y las suyas son:

1. Prefiero tener un buen capital invertido en productos líquidos que me permitan disponer de ellos al instante. Mi objetivo no es precisamente disponer en el corto plazo del ahorro invertido para el largo plazo, pero tener el dinero disponible me ofrece una tranquilidad que le sienta muy bien a mi psicología inversora. La cuenta de inversión líquida es una forma de tener ahorro acumulado, sólo que es volátil y supuestamente rentable. Eso sí, una vez establecida una cartera potente, las prioridades descritas en esta entrada comienzan a tener un mayor sentido para mí.

2. Prefiero dar prioridad a la reducción de hipoteca hasta el máximo desgravable que a la inversión en planes hasta el máximo desgravable. La deuda es riesgo y reducirla siempre viene bien. Si además nos beneficia fiscalmente, realizar aportaciones al préstamo de la vivienda habitual se convierte en una opción muy recomendable.

Por lo tanto, si aun no se tiene una cartera de inversión líquida de cierto tamaño, mi orden sería:

– Reducir hipoteca hasta el máximo desgravable.

– Cartera de inversión líquida en cualquier circunstancia.

– Inversión para la jubilación (como mucho una pequeña cantidad mensual automatizada).

Y si ya tuviera una buena cartera de inversión líquida con la que me sintiera satifecho mi orden sería:

– Reducir hipoteca hasta el máximo desgravable.

– Inversión para la jubilación hasta el máximo desgravable.

– Cartera de inversión líquida en cualquier circunstancia.

Ya ves que la cosa no suele ser sota, caballo y rey. Depende de muchos factores, incluso psicológicos. ¿Coinciden tus prioridades con las de los bogleheads americanos? ¿Crees que dan demasiada importancia al dinero que no disfrutarán hasta que se retiren? ¿Te sentirías cómodo con un buen colchón de seguridad pero con tu inversión ilíquida en circunstancias normales?

Publicidad

29 responses to “Prioridades en el Uso de los Ahorros

  1. Me ha gustado mucho el post, y en terminos generales, me gusta más tu planteamiento.

    Yo siempre he tenido la duda entre si amortizar hipoteca, o dedicar los ahorros a inverisión. Aunque si pensamos que nos devuelven el 15%… quizás, como tu dices, lo mejor es aportar la cantidad necesaria hasta llegar a 9000€ por persona.

    Un saludo!

  2. He estado mirando las comisiones que cobran por el plan de pensiones que citas de ING Direct. ¿Es un 1.32% como pone en el apartado “Ahorre en comisiones” (http://www.ingdirect.es/planes-pensiones/elija-su-plan/planes-dinamicos/plan-2040/ahorre-en-comisiones/)? Si es así, no compensa tener ese plan por encima de simplemente invertir en ETF baratos. A cambio de la reducción fiscal estás pagando una barbaridad en comisiones, tienes que invertir concretamente en los activos que ellos determinan (que son fondos que a saber cómo invierten) y en la proporción que quieren, y además no puedes disponer de ese dinero hasta jubilarte (cuando vendrá el golpe de pagar impuestos al retirarlo).

    Si fuera un 0.1% ya sería interesante, pero me da que es el 1.32%, lo cual no vale la pena.

    1. @Iván, muchas gracias a ti.

      @Sergio, reducir deuda hasta el máximo desgravable es una opción saludable, segura y rentable.

      @Vedast, es cierto que una cartera construida con etfs y fondos te sale más barata en comisión de gestión (como por ejemplo la mía). Pongamos que su TER medio podría ser del 0,6% (si es que no optamos por fondos de gestión activa). Supongamos una inversión de 12000€ este año:

      – Planes de pensiones:

      Comisión 1,32%
      Ejemplo de Rentabilidad: 9%
      Cantidad tras 1 año + rentabilidad – comisiones: 12921€
      Devolución hacienda: 3600€
      TOTAL AÑO 1: 16521€

      – Cartera fondos y ETFs:

      Comisión 0,6%
      Ejemplo de Rentabilidad: 9%
      Cantidad tras 1 año + rentabilidad – comisiones: 13008€
      Devolución hacienda: 0€
      TOTAL AÑO 1: 13008€

      Diferencia patrimonio año 1 : 3513€ a favor del plan (un 27% más)
      Devolución hacienda año 2 : 30% de (12000€ + 3600€) = 4680€ (1080€ más que el primer año gracias a reinvertir la devolución)

      Como ves, ya que la comisión no es excesivamente elevada (la mayoría de planes del mercado superan holgadamente el 2%), la devolución compensa bastante, al menos en los primeros 15 – 20 años de la cartera. Otra cosa distinta es, como bien comentas, la iliquidez en circunstancias normales (no te puedes comprar un Porsche con el dinero de la cartera en el momento que quieras), la fiscalidad del rescate en edad de jubilación,…

      Tendremos la oportunidad de ver algunos números prácticos en una próxima entrada.

      Un saludo y gracias por tu opinión.

  3. @Antonio, la verdad es que por lo comentarios que he podido leer me han parecido una mala inversión (no disponer del dinero cuando lo necesitas, comisiones, rentabilidad…)

    Espero ansioso esa entrada y los comentarios que se puedan originar a partir de esta entrada.

    Sin embargo los costes a la hora de recuperarlo entiendo que serán los mismos que si inviertes en cualquier fondo, el Estado te pedirá lo suyo.

    PD. Siento no poder aportar mucho o más bien nada al hilo

    Saludos

  4. Gracias por la respuesta, Antonio. Visto así tiene mucha mejor pinta, la verdad. A primera vista pensaba que era bastante peor. Pero una cosa importante es ver la repercusión que tiene después el sacar dinero de ese plan de pensiones, uno mismo o los herederos (con las condiciones actuales, no podemos saber las futuras). Entiendo que esto es menos relevante (y por lo tanto, más rentable) según sea más lejano el momento en que se va a empezar a sacar.

    Después hay algunos detalles más, como que habría que estudiar cómo se están replicando los índices (si se están comprando las acciones y por lo tanto se generan unos dividendos, o si se replica usando derivados), y por otra parte que la rentabilidad esperada sería menor que la que tendría alguien con los suficientes conocimientos para operar por su cuenta. Por ejemplo, yo no pondría nada a renta fija y tendría menos parte de IBEX35, e invertiría al menos parte en Small Cap y emergentes, esperando una rentabilidad mayor que la de ese plan de pensiones.

    Tendré que estudiar más el tema, porque parece más interesante de lo que imaginaba. Tengo algunas dudas, que quizás tengan más lectores y puedas incluir en alguna entrada futura :): ¿Sólo desgrava dinero procediente de rentas del trabajo o también serviría el proveniente de incrementos del patrimonio (por dividendos, operaciones de trading, etc.)? ¿Cómo puede uno cambiar de plan de pensiones, qué gastos tiene hacerlo? Y, ¿si el titular se va a vivir a otro país, puede cambiarse a un plan diferente de allí o tiene que conservar el de aquí?

  5. Muy buen post Antonio, y dados los mecanismos fiscales que tenemos en España yo también prefiero tu orden de prioridades: amortizar 9015€ anualmente hasta que deje mi hipoteca a 0 es mi inversión principal. Hay quien piensa que la amortización de la hipoteca es un coste de oportunidad porque es crédito “barato” y podemos sacarle más rentabilidad en el mercado. Yo lo veo de forma distinta, y lo que me planteo es dedicar parte que invertiría en activos de renta fija a amortizar hipoteca, con lo que “gano” el interés que dejo de pagar (que normalmente es algo mayor al de los productos de renta fija). Es decir, que no creo que tenga sentido tener una cartera de inversión con una cantidad importante de activos de renta fija mientras estamos obteniendo de ellos menor interés que el que estamos pagando en el préstamo (y si sumamos la variable de la desgravación fiscal el diferencial de interés es incluso mayor). Ahora bien, amortizar más de los 9015€ tampoco es aconsejable generalmente porque al exceso podemos seguir ganándole la desgravación fiscal en años posteriores.

  6. Enhorabuena por la entrada Antonio, como siempre de muy alto nivel.

    Yo el principal problema que le veo al plan de pensiones es el rescate, me direis que de aqui a que se produzca el rescate podria cambiar la normativa, aun así los cambios solo afectan a los periodos que estan en vigencia. Por ejemplo el que tenia un plan de pensiones antiguo tiene derecho a la exención del 40% del dinero acumulado en el periodo en el que se aplicaba la antigua ley, lo que se acumula en los años posteriores no tiene derecho a exención.

    En las condiciones actuales, y hasta donde yo se, tenemos tres posibilidades de rescate de un plan de pensiones:

    1º Al cumplir la edad nos ingresan el 100%, al tributar como rendimientos del trabajo si por ejemplo rescatas 100000 €, hacienda te reclamaría la insignificante cantidad de 45000 €, con unos ingresos de 100000€ se tributa aproximadamente al 45%.

    2º Solicitar que te lo ingresen en dos o tres ejercicios diferentes, me han dicho que a veces se hace, aún así estariamos hablando de 33000 € por ejercicio sobre 8000 € de impuestos. Sale algo más barato, aunque yo no se de nadie que lo haya podido hacer así.

    3º Renta vitalicia, te ingresan un fijo todos los meses hasta que mueres, si mueres al mes siguiente de jubilarte nadie hereda tu dinero.

    Estoy hablando por lo poco que yo se, si estuviese equivocado agradecería que alguien me corrigiese, y si hubiese otra forma de recuperar el plan de pensiones que me lo indicase tambien. Por otra parte los fondos de inversion y etf´s, solo tributas por la ganancia, si inviertes 1000 y sacas 2000, tributas por 1000 €.

  7. @Jhonyway

    Si se opta por la opción de renta y se fallece antes de agotar el plan, el dinero restante es heredado por las personas designadas como herederos.

    Pego un fragmento del artículo 10 del reglamento de planes de pensiones (RD 304/2004):
    “En caso de fallecimiento del beneficiario, las especificaciones podrán prever la reversión de la renta a otros beneficiarios previstos o designados”.

    El reglamento del plan que comentáis (ING) también contempla a los herederos como beneficiarios:
    “Son Beneficiarios, según las contingencias antes expresadas:
    1. El propio Partícipe, (…).
    2. Las personas físicas designadas por el Partícipe para el caso de fallecimiento. El Partícipe puede designar uno o varios beneficiarios, simultáneamente o por orden de prelación, y el porcentaje de su Derecho Consolidado que desea reciba cada uno de ellos. Asimismo podrá modificar el o los Beneficiarios”.

    Es decir, puede darse el caso de que no se disfrute de los derechos consolidados, pero éstos no se pierden mientras haya herederos.

    Un saludo.

  8. Antonio, dos cosas.

    Una, ¿a qué te refiere con “cartera líquida”? Dices que es líquida, volátil y supuestamente rentable. ¿Puedes poner un ejemplo de productos que usarías para esa cartera?

    Otra, aunque no estoy muy puesto en planes de pensiones, creo que lo que comentas en el ejemplo de plan de pensiones vs ETF está mal o al menos entra en conflicto con lo que dices en el post. ¿No está el límite en 10000 euros? Entonces no obtendrías beneficios fiscales adicionales por los otros 2000 euros hasta 12000. Aún así entiendo que con el producto adecuado e incluso en España el plan de pensiones “puede” ser más rentable (las rentas del capital tributan alrededor del 20% y las de este plan tributarían según las cantidades… habría que estudiar eso también). Aparte de hacer un estudio más detallado y personalizado de la rentabilidad para mí la gran barrera sigue estando en la imposibilidad de rescate salvo jubilación o situación excepcional.

    Un saludo

    1. @JLuis, respondo a tus “2 cosas”:

      1. Líquida significa que puedes disponer del dinero que contiene cuando quieras. Mi cartera publicada en el blog es un ejemplo de cartera líquida.
      2. El límite individual son 10000€, pero en la unidad familiar pueden trabajar 2 personas, por lo que el límite a aportar son 20000€ o el 30% de las cantidades netas ganadas por ambos.

      @devuntu, no está del todo claro ese fragmento. La renta vitalicia acaba cuando falleces, por eso es vitalicia. Otra cosa distinta es:

      1. Que no sea vitalicia, sino que cobres tu plan de forma periódica hasta que se acabe el capital. Si el plan no se ha liquidado por completo, tus herederos cobrarán el resto.
      2. Que hayas contratado un seguro aparte para esa renta vitalicia, que es donde entra en juego la frase que nos pegas de “…las especificaciones podrán prever la reversión de la renta a otros beneficiarios previstos o designados”.

      @Jhonyway, soy más partidario de rescatar el plan poco a poco y no como renta vitalicia, de forma que las cantidades rescatadas mes a mes te perjudiquen lo mínimo fiscalmente. Por ejemplo:
      Imaginemos un jubilado con una pensión pública modesta, pero si rescata más de 9000€ (ejemplo) al año de su plan de pensiones privado, el salto en la penalización fiscal le perjudicará. Sería más conveniente para él disponer de 8900€ del plan de pensiones y cobrar, si le hace falta, el resto de su cartera líquida de inversión.

      ¿Conocéis algún caso personal que esté cobrando su plan poco a poco y no como renta vitalicia o como cobro total al jubilarse? ¿Sabéis como le ha perjudicado fiscalmente? ¿Lo había planificado con anterioridad? Estaría muy bien conocer casos reales que pudieran orientarnos con sus experiencias.

      @Vedast, también puedes añadir al máximo desgravable las ganancias obtenidas por tus inversiones. Para cambiar de plan de pensiones lo haces mediante un traspaso parecido al de los fondos de inversión (sin coste alguno). Por otro lado no tengo ni idea sobre lo que preguntas acerca de llevarte el plan a otro país.

  9. Buenas,
    Discrepo en el tema de amortizar hipoteca. Yo antes estaba obsesionado con amortizar, pero últimamente me lo tomo con más calma. Resulta que en mayo me toca actualizar la hipoteca. Me va a quedar con un interés aproximado del 1,75%, lo cual es de risa. Si amortizo es una inversión totalmente ilíquida. Es muy sencillo encontrar productos con una rentabilidad superior a ese 1,75%, con posibilidad de disponer del dinero en caso de necesidad. En cuanto a la desgravación, tengo 32 años por delante para ir desgravando tranquilamente: no por mucho madrugar amanece más temprano. Ya tendré tiempo de amortizar cuando el euribor vuelva a subir y supere el 3% (por ejemplo).
    Un saludo.

Comments are closed.