Publicidad

La Transformación Total de su Dinero: La Deuda (no) Es un Instrumento

Es parte de la naturaleza humana desear algo y desearlo ya, siendo un sentimiento difícil de controlar y que se puede considerar como un signo de inmadurez. Por el contrario, estar dispuesto a posponer el placer por un mejor resultado es un signo de madurez. La deuda es una de las maneras de obtener lo que deseamos antes de que podamos costearlo.

La deuda se nos ha vendido de una forma tan eficaz, que imaginar vivir sin ella es muy complicado. Está vinculada a nuestra cultura capitalista y la mayoría de los occidentales no consideramos nunca comprar un coche o unos muebles sin financiarlos. No tener pagos ha comenzado a ser cosas de personas fuera de los común.

Todo esto viene agravado por un sentimiento, por extraño que parezca, que rodea a aquellos que intentan transformar su relación con el dinero sin caer en la trampa del consumismo y la deuda, el ridículo. Cuando algún amigo o familiar se resiste a vivir por encima de sus posibilidades, nos reímos y le intentamos echar abajo sus sensatas intenciones con el dinero. Somos como sociedad muy parecidos a los cangrejos, que estando acumulados en un cesto sin tapar después de haber sido atrapados, el escape resulta imposible porque los demás tiran hacia abajo del que emprende la huída.

Mito: La deuda es un instrumento y debe usarse para crear prosperidad.

Realidad: La deuda añade riesgos, y casi nunca trae prosperidad. La gente rica no la usa tanto como se nos hace creer.

La deuda entraña suficiente riesgo como para que no merezcan la pena las ventajas que se podrían obtener gracias al apalancamiento que produce. No hay atajo a ningún lugar que merezca la pena. Si quieres ser financieramente independiente, o rico ¿por qué no?, debes saber qué es lo que hacen y cuáles son los hábitos financieros de quienes lo han conseguido. Como ya vimos en El Millonario de al Lado, casi el 80% de los americanos con más de un millón de dólares de patrimonio, no se endeudan, no tienen coches ni casas que no se puedan permitir, ahorran e invierten con sensatez y de forma conservadora.

Henry Ford, creador de la marca de coches Ford, defendía que la deuda era el método del holgazán para comprar artículos. Ahora Ford Motor Credit genera millones de dólares. La deuda es un instrumento para quien la vende, no para quien la compra. Así pues, aprendamos de los que saben, tanto de los que están en un bando como de los del otro. Librarse de los pagos de un coche y conducir vehículos de ocasión en buen estado y que se adapten a nuestra economía personal es lo que hace el promedio de los que poseen finanzas saneadas, y precisamente por eso las tienen.

La repetición, el volumen, la publicidad y el poder mediático, convertirán una mentira en una forma comúnmente aceptada de hacer las cosas. ¿Qué te parece a ti el mito de la deuda? ¿Crees que es un mal necesario en nuestra sociedad moderna? ¿Piensas que la necesitamos para crear riqueza?

Entradas de la serie LA TRANSFORMACIÓN TOTAL DE SU DINERO:

– Reseña

– El Desafío

– La Negación

La Deuda (no) Es un Instrumento

Publicidad

2 responses to “La Transformación Total de su Dinero: La Deuda (no) Es un Instrumento

  1. Estoy de acuerdo.
    Tenemos una economía basada en la inflación y la deuda, lo que penaliza el ahorro y favorece el consumo.
    Para la mayoría de la gente guardar un dinerillo en el banco no tiene sentido ya que éste pierde valor con el tiempo, con lo cual, merece la pena gastarlo cuanto antes, incluso más de lo que se tiene.
    Para no perder el valor de nuestros ahorros hay que desarrollar mecanismos de inversión que son demasiado complejos para la mayoría de la gente. Suerte que tenemos cosas como este blog, pero acordaos de las abuelitas a las que han vendido las preferentes en los bancos por las que ahora les ofrecen la mitad: les han robado los ahorros de su vida.
    La cultura financiera debería enseñarse sobre todo en casa a los niños desde pequeñitos, y ser complementada en la escuela. Lección número 1: no te gastes lo que no tienes. Lección número 2: guarda una parte de tus ingresos para el futuro.
    Se nos hace creer que la sociedad capitalista es necesariamente consumista, pero en realidad es todo lo contrario. En esa sociedad la inversión debería estar basada en el ahorro real, y el dinero estar basando en activos reales, con lo cual este cumpliría con uno de los cometidos principales para los que fue inventado: la reserva de valor. Si esto fuese así, gente sin conocimientos pero un mínimo de sentido común, estaría incentivada para ahorrar en lugar de endeudarse tanto, ya que sus ahorros no perderían valor con el tiempo por culpa de la inflación.

  2. Yo creo que todos los que leemos este blog estamos ya catalogados como esa gente rara que trata de vivir por debajo de sus posibilidades y no endeudarse para nada que no pueda generar más rendimiento que el interés que se asume en el préstamo.

    Y en relación con eso, quizás esta parte del comentario:

    “la mayoría de los occidentales no consideramos nunca comprar un coche o unos muebles sin financiarlos. No tener pagos ha comenzado a ser cosas de personas fuera de lo común”

    se esté quedando un poco fuera de lugar por la crisis; ahora mismo mucha gente no puede comprarse un coche porque no le dan el crédito para ello. Y empiezo a ver cómo los que no nos endeudamos (me vais a permitir aquí excluir la hipoteca, eso sí) últimamente podemos salir de nuestros reductos y escondites y hacer ver que el ahorro “hormiguero” durante los años del boom no era un error ni mucho menos, el error era el dispendio “cigarrero” de lo que no se tenía.

    Un saludo a todos

Comments are closed.