Publicidad

La Simplicidad y la Inversión

He recibido en esta última semana una decena de mails y comentarios solicitando mi opinión acerca de fondos que estaban funcionando bien, libros sobre estrategias complejas de especulación o estudios referidos a datos exactos de rendimiento y volatilidad de diferentes tipos de carteras. Si bien todo conocimiento financiero es capaz de hacerte reflexionar sobre tu método de inversión, existe un principio fundamental que hace que los seres humanos nos acerquemos al éxito en nuestro camino hacia la prosperidad económica, la simplicidad.

Esta mañana, aprovechando que tenía el día libre, he vuelto a ver una de mis películas favoritas, El Silencio de los Corderos. En ella, el Doctor Hannibal Lecter da una lección metodológica a Clarice Starling que la acerca a resolver el caso que lleva entre manos:

La transcripción de la parte que creo importante traducida al español sería más o menos así:

“…Primeros principios, Clarice. Simplicidad. Lea a Marco Aurelio. De cada cosa pregúntese qué es en sí misma, cuál es su naturaleza. ¿Qué es lo que hace el hombre al que están buscando? 
-Mata a mujeres.
-No. Eso es circunstancial…”

Segundos después ella descubre: “…es la codicia.”

Hace algo menos de 2000 años, Marco Aurelio nos dejaba como legado sus meditaciones. En ellas realza la simplicidad como cualidad clave a desarrollar, principio que nos ayuda a encontrar el camino correcto y a dar contundencia a la verdad. Mediante la complejidad nos separamos de nuestros objetivos, nos desviamos de ese carril que nos lleva por el camino más recto y menos sinuoso hacia nuestros ansiados fines.

En este blog se anima precisamente a ello. La filosofía que aquí se expone busca precisamente allanar el camino tan accidentado que los pequeños ahorradores e inversores suelen encontrar cuando intentan planificar un mejor futuro para el dinero que, a duras penas, consiguen salvaguardar mes a mes. Y el método a seguir es tan simple como desalentador para aquellos a los que sus sentidos les piden más. El propio Doctor Lecter también añadía: “Codiciamos lo que vemos”.

Te animo, una vez más, a que comprendas la confortable simplicidad de lo que considero el secreto del éxito financiero del pequeño inversor:

1. Procura no contraer deudas.

2. Gasta menos de lo que ganes. Para ello, ahorra de forma automática antes de comenzar a gastar tus ingresos.

3. Acumula una cantidad para gastos de emergencia.

4. Invierte en una cartera simple, adaptada a tu perfil de riesgo y a tu edad, mediante productos baratos que no se lleven la rentabilidad mediante comisiones.

5. Mantente fuerte en el camino.

No hay más. Simple armonía alejada de la codicia. Hábitos separados de lo que nuestros sentidos nos quieran hacer entender. ¿Te parece demasiado sencillo? ¿Quizás poco pretencioso? ¿Crees que tu inteligencia o la de los gurús televisivos te ayudarán a ganar más si aplicas métodos más complejos? Allá tú, pero recuerda que el 80% de los norteamericanos con más de un millón de dólares de patrimonio no han hecho más que seguir un camino simple.

Publicidad

7 responses to “La Simplicidad y la Inversión

  1. Muy cierto Antonio, pero la naturaleza del ser humano, ese espiritu animal que lo lleva a especular, es dificil de frenar… saludos !

  2. Buen artículo Antonio,

    Parece ser que por alguna extraña razón nos gusta complicarnos la vida, tanto en el día a día, como en nuestras inversiones.

    Los pasos que das de la simplicidad me parecen muy acertados y reveladores, condensan lo necesario para disfrutar de una vida más apacible.

    Debemos alejarnos de esta vida de consumismo (me incluyo) y realizar actividades que nos aporten algo más que ir el sábado por la mañana a la gran superficie comercial a comprar cosas que muchas veces ni si quiera necesitamos. Y que se puede hacer? Realizar algun deporte, ir la piscina o al parque con tus hijos (si los tienes), hacer una excursión por el bosque, leer, etc.

    Un saludo a todos!!!

  3. A Marco Aurelio no lo seguía en twitter, pero a tí si. Hasta que llegué a tu blog me llevé casi 20 años dando bandazos para intentar “bartir al mercado”. A veces, para llegar a un buen destino la vida te lleva por caminos angostos.

    La simplicidad es la clave, aunque suene pedantón………………pero no solo en la inversión, sino en casi todos los aspectos de la vidad.

    Daludos

    Arrumbador

  4. La simplicidad es una idea que repite J. C. Bogle bastante en su libro con Frases como “No hay nada tan desconcertante como la simplicidad” de Renoir o “El peor enemigo de un buen plan es el sueño con el plan perfecto” se me han quedado grabadas en la cabeza. En definitiva, si es simple y funciona bien, ¿para qué estropearlo complicándolo?

  5. Muy buen artículo, conciso y claro. Quisiera aprovechar para preguntarte tu opinión sobre lo siguente, ya se que las decisiones financiares son algo personal y dependen de las circunstancias de cada uno, de todas maneras aquí va. Tengo una cierta cantidad de euros en un depósito a plazo fijo al 4% en un banco español. Es la cantidad que guardo para emergencias o como colchón de seguridad y en principio va a estar sin moverse para largo, hasta que las circunstancias lo requieran. El caso es que el depósito me vence en nada y quería preguntarte como ves tu lo de renovar el depósito (podría encontrar uno de características similares en otra entidad, aprovechando las ofertas de ‘nuevos depósitos’), o si dada la actual inestabilidad en España sería mejor trasladar ese depósito a un ETF de renta fija en bonos gubernamentales europeos a fin de ‘protegerlo’. He visto este par de ETF’s, el Lyxor ETF EuroMTS Government Bond (en el broker de ING), que invierte principalmente en bonos alemanes y franceses variados (tirando a corto y medio plazo) y otro es el Pictet-EUR Short Mid-Term Bonds-R (en SelfBank), que es todo a corto plazo (da menos rentabilidad que el depósito bancario). Ya me dices que opinas!

  6. @Triqui
    La simplicidad es una de las características que aplico a la formación de carteras. Igualmente, es algo que retengo en la cabeza y que proviene de Bogle. Si bien, con simplicidad y por mi experiencia, imagino que se refiere a que la cartera sea fácilmente controlable en todos sus aspectos relevantes a la vez que se obtienen buenos resultados.

    Así mismo, opino que intentar diseñar la cartera de inversión perfecta puede actuar en tu contra como inversor, pues nunca la encontrarás. Es más apropiado diseñar una cartera que esté aproximadamente correcta, que estar completamente equivocado.

    Y es que, aunque no existe una única forma de invertir bien en bolsa, existen multitud de ellas de hacerlo mal.

    Un saludo,
    Valentin

  7. La verdad es que lograr tener unas finanzas saneadas es realmente sencillo, tan solo hay que seguir los pasos que indicas en el artículo, Antonio, y tener paciencia. Sin embargo poca gente lo hace y la mayoría vive casi sin ahorros, con deudas y llegando a final de mes agobiada. Yo creo que la clave esta en nuestra cabeza y en la voluntad de cambiar nuestros hábitos por unos más correctos.

Comments are closed.