Publicidad

La preocupación del inversor

Los inversores en bolsa viven constantemente con una losa que no se les quita de encima en ningún momento, un lastre que no les permite concentrarse y enfocarse en lo que realmente deben, y cuando llega el momento de tomar una decisión tan aparentemente sencilla como comprar o vender un producto, su mente se ve asediada por terribles pensamientos, haciendo que su razón se vea permanentemente distorsionada. Esa losa es la preocupación.

La preocupación es un estado emocional que se desencadena cuando el ser humano se ve amenazado por algo, haciendo que la mente quede distraida en un bucle e impidiendo focalizar la atención. No hay que ser un gran pensador para deducir que este estado tiene muchas posiblididades de llevarte al fracaso.

Es este estado uno de los principales culpables de que los inversores en bolsa pierdan dinero, pero lo peor es que lo que suelen pensar es “yo no sirvo para eso” o “mejor me busco a alguién que invierta mi dinero”. Si supieran lo tranquilo que uno invierte cuando lo hace como un boglehead

No dejes que la preocupación se apodere de tu atención, focaliza tu mente hacia lo que tienes planeado, y disfruta de tus ratos libres sabiendo que las amenazas hacia tu cartera de largo plazo están controladas.

Publicidad

8 responses to “La preocupación del inversor

  1. Efectivamente.Pero para no preocuparse hay que ocuparse de los asuntos.
    Hay ocuparse adecuadamente.Y esto siempre se pone dificil en un mercado irracional, insensato y turbulento.
    Los mercados y la mente no son una balsa de aceite.
    Pueden ser un infierno constante ; siempre que se lo permitas.

  2. Me quedo con el último párrafo. Debería se de obligada lectura y comprensión a pesar de sus pocas líneas. Para encuadrarla en un postit y tenerlo siempre a mano en momentos cruciales.

    Leyéndote, al final terminaré entendiendo.

    s2!

  3. Totalmente de acuerdo. Ya tengo finalizada la composición de mi cartera (en mi cabeza y por escrito), con los productos que voy a comprar. La verdad es que cuando se acaba y uno sabe lo que quiere se siente una gran paz y tranquilidad… a pesar de los bombardeos que sufrimos estos días en la radio y la televisión.

    En un par de meses tendré todos los productos comprados, y a partir de ahí disciplina, ir aportando todos los meses y no andar cambiando.

    Un saludo y gracias

Comments are closed.