Publicidad

El Monje que Vendió su Ferrari: La más Preciada Mercancía

“Un tiempo bien organizado es la señal más clara de una mente bien organizada.”

Sir Isaac Pitman

El luchador de sumo japonés resbala y cae encima de un cronógrafo de oro que alguien perdió en el jardín. Simboliza el tiempo, cosa que la mayoría de la gente se da cuenta de su importancia cuando ya es demasiado tarde.

Entender el hecho de que nuestra existencia es finita y superar el tabú de la mortalidad, repercute directamente en dar más importancia a vivir plenamente mientras avanzamos por el camino hacia nuestros propósitos.

El tiempo se nos escurre de las manos y ya no vuelve. Quien usa el tiempo sabiamente desde que es joven, tiene la recompensa de una vida rica y productiva. Quienes jamás han controlado el principio de que dominar el tiempo es dominar la vida, nunca llegarán a ser conscientes de su increíble potencial humano. Ya seas rico o pobre, lo que diferencia a unas personas y otras es la manera en que emplean su tiempo. Tienes que planificar el trabajo y administrar el tiempo de manera creativa. Concéntrate en tus prioridades; las cosas más importantes de la vida no deberían ser sacrificadas por las menos importantes. Quien fracasa en la planificación, planifica su fracaso.

“De los cientos de actividades a las que dedicas tu tiempo, sólo un 20% te dará resultados duraderos y reales. Sólo el 20% tendrá influencia sobre tu vida. Esas son las actividades de alto impacto.”

Cita de la Página 178

LADRONES DE TIEMPO

No dejes que otros te roben el tiempo. Son los ladrones de tiempo, esas personas que te telefonean en el momento de máxima concentración, o cuando estás relajado tras acostar a tus hijos. Esas personas que se pasan por tu oficina justo cuando acabas de encontrar esos minutos en los que estás en el flujo del trabajo. Con tu tiempo has de ser estricto. No descuelgues el teléfono, que está en tu casa para servirte a ti y no a los demás. La gente te respetará cuando vea que eres una persona que valora su tiempo.

Quienes son dueños de su tiempo viven una vida sencilla ya que la naturaleza no previó un ritmo de vida frenético como el que se vive en la actualidad. ¿Eres tú dueño de tu tiempo o te suelen robar el tiempo constantemente en tus momentos preferidos?

Entradas publicadas de la serie:

1. Review

2. El Despertar

3. Dominar la mente

4. Encender el Fuego Interior

5. El Viejo Arte del Autoliderazgo

6. El Poder de la Disciplina

7. La más Preciada Mercancía

Publicidad

4 responses to “El Monje que Vendió su Ferrari: La más Preciada Mercancía

  1. Buena entrada, la gestión del tiempo es importantísima.

    Es un aspecto que tengo que intentar mejorar.

    Un saludo.

  2. Muy buenas ;claro que intentas controlar y gestionar tu tiempo , pero después de atender los tiempos impuestos por la sociedad a la cual mantenemos y formamos parte.

    Y nunca mejor dicho de impuestos va el tiempo.Impuestos directos que además habrá que dar gracias por poder pagarlos(señal que hay trabajo).
    Impuestos indirectos sobre el consumo(iva) y los seguros sociales.
    Los números me gustan y estos no engañan y después de dar gracias por poder pagarlos veo que andan entre un 40-50%.
    No te sorprendas porque los tuyos tambien andan en ese intervalo., salvo que pertenezcas al club de los 5 millones.

    40-50% de mis ingresos para el sistema……mucho % …….mucho tiempo ……pués dinero y tiempo son lo mismo……..no sé hasta cuando voy a aguantar…..
    ¿qué estamos haciendo?

    SOS

  3. Otro libro interesante es el “Elogio de la lentitud”, demuestra como la obsesión por el tiempo no es nada buena y da una visión distinta a la que comentas recomiendo leerlo para tener otro punto de vista sobre el tiempo.
    ¿Por qué tenemos siempre tanta prisa? ¿cómo se cura esa auténtica enfermedad que es nuestra actitud ante el tiempo? ¿Es posible, e incluso deseable, hacer las cosas con más lentitud?Vivimos en la era de la velocidad. El mundo que nos rodea se mueve con más rapidez de lo que jamás lo había hecho. Nos esforzamos por ser más eficientes, por hacer más cosas por minuto, por hora, cada día. Desde que la revolución industrial hizo avanzar al mundo, el culto a la velocidad nos ha empujado hasta el punto de ruptura. Esta obra rastrea la historia de nuestra relación cada vez más dependiente del tiempo, y aborda las consecuencias y la dificultad de vivir en esta cultura acelerada que hemos creado.

  4. Ayer llamó a nuestra puerta un ladrón de tiempo de carne y hueso. Se trataba de un entrevistador que pretendía realizar una encuesta para el Programa Internacional para el Análisis de Competencias de las Personas Adultas (PIAAC en inglés), una iniciativa de la OCDE.

    ¿Qué tengo que hacer?
    Le pediremos que conteste una serie de preguntas acerca de su historial educativo, experiencia laboral, y la frecuencia con que realiza determinadas actividades, como leer artículos de periódicos o revistas, usar una calculadora o el correo electrónico. Tras esta primera parte, realizará unos ejercicios, en ordenador o en papel, sobre diversas tareas que suelen realizarse en el día a día: buscar información en un folleto, calcular el precio de un producto rebajado, etc. La entrevista durará aproximadamente una hora.

    Como reconocimiento a su cooperación recibirá una gratificación.

    ¿De verdad no hay otra manera más económica, eficaz y menos molesta de realizar este estudio? ¿Sirve para algo todo esto?

    Anoche tardé algo más de lo habitual en conciliar el sueño.

    Un saludo.

Comments are closed.