Publicidad

El Éxito en la Vida es una Elección, ¿Cuánto lo Deseas?

exito en la vida¿Cuánto deseas el éxito? ¿Cuánto te preocupas porque tu cuenta de ahorro e inversión sea cada año más amplia? ¿Qué cantidad y tipo de esfuerzos realizas para conseguir que tus objetivos económicos para el retiro financiero se vayan cumpliendo?

Si deseas que algo grande suceda en tus finanzas, tienes que tomar una decisión también muy grande: Trabajo y sacrificio. Es cierto que construir una cartera de inversión es una cosa muy sencilla pero, ¿estás dispuesto a ahorrar un 20% de lo que ingresas? ¿Estás dispuesto a no gastarte la pasta en bienes materiales innecesarios y que sólo te aportan satisfacciones puntuales? ¿Cuánto tiempo estás dispuesto a dedicar en planificar y estudiar tus finanzas?

El éxito requiere sacrificio. La bolsa no es algo de lo que sólo sacan provecho los ricos. Cualquier persona con un sueldo medio puede gastar menos de lo que gana y reconstruir sus finanzas con paciencia. Si quieres cambiar tu vida financiera, vas a tener que tomar decisiones muy sencillas pero difíciles de asimilar. En vez de tener satisfacciones puntuales, primero tendrás que reducir deuda y crear un colchón de seguridad. Suena rollo ¿verdad? Pues es lo que hay. No pienses que un sistema de trading te hará rico por arte de magia. Para sacarle partido a tus nóminas, tendrás que arrimar el hombro.

¿Estás dispuesto a trabajarte tu propio éxito financiero? ¿Qué tipo de satisfacciones puntuales estás sacrificando para conseguir tus objetivos como inversor?

Publicidad

6 responses to “El Éxito en la Vida es una Elección, ¿Cuánto lo Deseas?

  1. Buenos días!
    Pep Guardiola a tu lado es un pardillo aprendiz en el arte de la motivación!
    Joder, don Antonio, qué entrada tan cargada de energía, sí señor! quien no se motive y anime después de estas palabras mejor que juegue al parchís o a las canicas, o, mejor dicho, que derroche y gaste todo hasta dejar pelada la cuenta.
    De obligada lectura para todo el mundo, sin duda, tanto para el que quiere ahorrar, como para el que necesita un respiro y no sabe qué hacer.
    Felicidades, tocayo! un abrazo!

    1. @Antonio, me alegro que te haya parecido útil. Un abrazo Antoine.

      @Sergi, pues si te va bien, ¡adelante con ello! Gracias a ti.

      @Jose Enrique, yo los leería en este orden: 1. Bogleheads; 2. Intelligent AA; 3. Common Sense…
      Es como estudiar un grado en inversión, luego un máster en distribución de activos en la cartera y por último el doctorado.
      Muchas gracias por la reseña de Berkshire H. Siempre es interesante leer al gran Buffett. Un saludo y gracias a ti.

      @Pistachu, si consigues llegar a ese 20% por esta entrada, me doy por más que satisfecho. 🙂

  2. Buen articulo!
    Esta claro que sin arrimar el hombro no se consigue nada. Estos tiempos de crisis tendrían que abrir los ojos a la gente, y ver que tienen que labrar su futuro financiero, y no esperar a que papa estado les de la pensión, pues no tengo tan claro que todos podamos llegar a cobrarla.

    En mi caso yo estoy a favor del trading, es más, me tengo demostrado a mi mismo que se puede ganar dinero especulando, ahora bien, estoy totalmente de acuerdo en el tipo de inversión (no especulación) que se propone en este blog, y de hecho asi lo hago. Sobretodo sigo de cerca empresas que dan buen dividendo, y gracias es este blog no solo me fijo en el que han dado este año, sino me fijo en que se un dividendo creciente o mantenido.

    Muchas gracias por todo!.

  3. Hola Antonio me he comprado estos libros para profundizar en el tema de tu blog, ya que yo soy seguidor de fondos value pero quiero aprender otras tipos de carteras para ver si me convencen . En que orden me recomiendas que me lea estos libros. Gracias
    1 “The Intelligent Asset Allocator: How to Build Your Portfolio to Maximize Returns and Minimize Risk”
    William Bernstein;
    1 “Common Sense on Mutual Funds: Fully Updated 10th Anniversary Edition”
    John C. Bogle;
    1 “The Bogleheads’ Guide to Investing”
    Taylor Larimore;

  4. Para el que le cause pánico ver números rojos y titulares negativos en la prensa económica día trás día, aquí dejo una porción del manual del inversor de Berkshire Hathaway, el vehículo de inversión de Warren Buffett para el que no lo sepa. Aunque el texto está obviamente destinado los inversores de dicha sociedad, cualquier inversor value podrá sacar provecho de lo que en ella se dice. Cito primero en inglés y luego traduzco:

    http://www.berkshirehathaway.com/ownman.pdf

    In recent years we have made a number of acquisitions. Though there will be dry years, we expect to make many more in the decades to come, and our hope is that they will be large. If these purchases approach the quality of those we have made in the past, Berkshire will be well served.

    The challenge for us is to generate ideas as rapidly as we generate cash. In this respect, a depressed stock market is likely to present us with significant advantages. For one thing, it tends to reduce the prices at which entire companies become available for purchase. Second, a depressed market makes it easier for our insurance companies to buy small pieces of wonderful businesses – including additional pieces of businesses we already own – at attractive prices. And third, some of those same wonderful businesses, such as Coca-Cola, are consistent buyers of their own shares, which means that they, and we, gain from the cheaper prices at which they can buy.

    Overall, Berkshire and its long-term shareholders benefit from a sinking stock market much as a regular purchaser of food benefits from declining food prices. So when the market plummets – as it will from time to time – neither panic nor mourn. It’s good news for Berkshire.

    Lo que traducido al español sería:

    En los últimos años hemos hecho una serie de adquisiciones. Aunque habrá años de carencia, esperamos hacer muchas más en las siguientes décadas, y nuestra esperanza es que serán grandes. Si esas compras se acercan a la calidad de aquellas que hemos hecho en el pasado, Berkshire estará servida.

    El desafío para nosotros es generar idéas tan rápido como generamos cash. En ese respecto, un mercado deprimido es probable que se nos presente con ventajas significantes. Primero, porque tiende a reducir los precios a los que podemos comprar compañías enteras. Segundo, un mercado deprimido hace más facil para nuestras compañías aseguradoras comprar pequeñas porciones de negocios maravillosos, incluyendo porciones de negocios que ya poseíamos, a precios atractivos. Y tercero, alguno de esos negocios maravillosos, como Coca Cola, son compradores constantes de sus propias acciones, lo que significa que ellos, y nosotros, ganamos con los precios bajos.

    Sobre todo, Berkshire y sus accionistas a largo plazo se benefician de un mercado hundido tanto como un consumidor corriente se beneficia de caídas en los precios de la comida. Así que cuando el mercado se hunda, como hará cada cierto tiempo, no hay que tener pánico o lamento, pues es una buena noticia para Berkshire.

    Lo dicho, en mercados revueltos es donde suelen aflorar las mejores oportunidades. Simplemente hay que saber elegir empresas en las que invertir que cumplan en mayor o en menor medida los requisitos de seguridad y rentabilidad que le pediríamos a cualquier otra inversión, todo ello aderezado por supuesto con una buena gestión del capital y una gran dosis de tranquilidad.

    Recuerda, compra cuando en el mercado haya pánico y vende (o mantén) cuando haya euforia. Ante mercados que se hunden: paciencia y fundamentales.
    saludos 🙂

  5. Yo normalmente ahorro un 10%, a raíz de este mensaje este mes voy a intentar con un 20%.

    ¿A qué satisfacciones puntuales renuncio? Nunca he sido de vivir muy allá de mis posibilidades, aún así sí tengo margen a lo que renunciar pero son caprichos pequeños que de alguna manera u otra me dan vida, y afortunadamente hoy por hoy lejos de costarme más me cuestan menos.

    Es triste y paradójico decirlo pero a nivel personal en esta recesión estoy haciendo prácticamente lo mismo que antes y ahorrando más, encuentro más oportunidades y precios más razonables en mis caprichos, cruzo los dedos, pero creo que quizás con el tiempo cuando recuerde esta recesión piense que fueron mis años dorados…

Comments are closed.