Publicidad

¿De Cuántas Promesas Depende Tu Cartera?

Tengo en un cd todos los archivos mp3 correspondientes a los radio shows que Harry Browne ofrecía cada domingo hace unos ocho años. Cada vez que voy y vengo del trabajo, unos 25 minutos por trayecto, escucho este cd que me permite practicar mi maltrecho listening level in english, y además refresco y completo las ideas de Mr. Browne sobre finanzas e inversión.

En la sesión que tocaba hoy, Harry ha hablado sobre un concepto muy interesante acerca de los activos que componen nuestra cartera y el riesgo de contrapartida que cada uno contiene. Para que nos entendamos veamos un primer ejemplo:

Compramos un fondo de inversión español que replica al índice IBEX de forma física. ¿Cuántas promesas contiene nuestra inversión?

1. La promesa de unas empresas que insinúan obtener beneficios y repartirlos a sus accionistas.

2. La promesa de una gestora que dice comprar esas acciones para el fondo.

3. La promesa de un broker que declara comprar participaciones de ese fondo en tu nombre y que también promete reembolsar ese fondo cuando lo requieras.

En total 3 ó 4 promesas de las que pasas a depender una vez pones tu dinero a trabajar en ese producto. ¿Te parecen muchas? Veamos otro ejemplo:

Ahora compraremos un ETF de renta variable, extranjero, de réplica sintética, que nuestro broker compra mediante una cuenta global. ¿Cuáles son las promesas de las que dependemos ahora?

1. La promesa de unas empresas que insinúan obtener beneficios futuros.

2. La promesa de un ETF que admite comprar productos derivados que replican las acciones de ese índice.

3. La promesa del producto derivado que declara liquidez para replicar una cesta de acciones y devolver su valor.

4. La promesa de un broker que reza comprarte dicho ETF en su nombre.

5. La promesa de una entidad que administra la cuenta omnibus a la que se suscribe tu broker.

6. La promesa de tu broker que espera no quebrar y venderte las acciones del ETF que has comprado. (Nótese que a estas alturas la expresión “has comprado” parece quedar lejos de la realidad) 🙂

Promesas y más promesas de las que depender. Todo un acto de fe para el inversor.

Con todo esto, Browne expone que sólo hay un producto de inversión que no te promete nada de nada mientras que está en tu posesión, el oro. El metal dorado no depende de ninguna promesa para ofrecerte un valor patrimonial, tan sólo necesitas alguien al otro lado de la negociación que lo quiera comprar. De nuevo aquí podemos facilitar la inversión por medio de promesas, como contratando un ETF o una caja de seguridad en alguna entidad.

Harry abogaba por tener una buena parte de la cartera con un riesgo de contrapartida de como máximo dos promesas, y esa es una de las funciones del oro y los bonos dentro de la cartera permanente.

El resto de productos como fondos de inversión, se deben tratar de comprar con las mínimas promesas de por medio entre el activo y el inversor. Es decir, que sean de réplica física y que no estén compradas a través de una cuenta omnibus. De esta forma, disminuimos los riesgos crediticios y de contrapartida en nuestra cartera de inversión.

Para finalizar, vamos a poner un ejemplo de cartera permanente con las promesas de cada uno de los activos que la componen:

– 25% ORO:

20% Oro físico en un Allocated storage. 1 promesa. (Depositario)

5% Oro físico. CERO promesas.

– 25% ACCIONES.

10% Fondo de inversión extranjero de réplica física. 4 promesas. (Empresas cotizadas, gestora, broker y omnibus)

10% Fondo de inversión español de cesta física. 3 promesas. (Empresas cotizadas, gestora y broker)

5% Plan de Pensiones español. 3 promesas. (Empresas cotizadas, gestora y broker).

– 25% BONOS.

25% Bonos del tesoro alemán. 2 promesas. (Tesoro alemán y broker depositario).

– 25% CASH.

20% Fondos monetarios españoles. 3 promesas. (Emisores de las letras, gestora del fondo y broker depositario)

5% ahorro. 1 promesa. (Banco)

No sé qué te parecerá a ti, pero desde luego tiene su punto de sensatez. El oro casi siempre cumple con la premisa. Los bonos comprados de forma individual también, gracias a la facilidad de gestión personalizada, ya que puedes comprar una emisión del bono alemán a 30 años y no necesitas más gestión que esa. Las acciones tienen la pega de que debes diversificarlas lo máximo posible, así que aquí es preferible el riesgo de contrapartida que (1) el crediticio de las empresas si compraras valores individuales y (2) la dificultad y rentabilidad de la gestión personal de una cartera de valores individuales. En cuanto al cash, la baja volatilidad y la alta liquidez de las emisiones de renta fija pública de corto plazo, invitan a confiar en que las gestoras ofrecen pocos riesgos en sus productos monetarios, así que Browne daba flexibilidad a esta clase de activos y recomendaba bien letras del tesoro o un par de fondos monetarios de cesta física, además de un porcentaje de liquidez.

Pues eso, ahí lo dejo caer para que tengamos un productivo y reflexivo debate sobre el tema. ¿Qué riesgos te incomodan más de los que sostienen los activos de tu cartera? ¿Crees que se puede invertir con mínimos riesgos de contrapartida? Comprar oro físico y bonos en el mercado secundario es bastante más caro que comprar ETFs o fondos, así que ¿prefieres pagar más y librarte de algunos de esos riegos o te atreves a confiar en las entidades financieras y sacar mejor precio a tu cartera?

Publicidad

48 responses to “¿De Cuántas Promesas Depende Tu Cartera?

  1. A mi lo que verdaderamente me preocupa son las cuentas omnibus. Si las acciones, fondos, etc estuviesen a mi nombre seria feliz…

    1. @igor76, la verdad es que las cuentas globales son un invento insano. Espero que no desemboquen nunca en una enfermedad global…

      @Ferran, pagar menos siempre compensa. Saber si lo harán mejor o peor es imposible.

      @Brownehead, muchas gracias. La calidad de las entidades que prestan sus servicios hay que tenerlas en cuenta también claro. Pero vamos, que L. Brothers tenía bastante renombre y calidad crediticia AAA, y mira la que montó.

      @Dalamar, podríamos considerar que el oro por sí solo, más que una inversión, es una forma de ahorro en una divisa distinta a la nuestra. Pero he de decirte que yo no invierto en activos individuales, sino en carteras que juegan en equipo. El oro tiene su función en la cartera permanente, y eso es lo que cuenta, el rendimiento y seguridad de la cartera, y no de los activos que la componen de forma individual.

      Hay dos tipos de inversores en el mundo, aquellos que aman el oro y aquellos que lo desprecian. El oro es un instrumento, no una religión, así que no es mi objetivo defenderlo como a una deidad en una clase de catecismo. Pero te comento las funciones del oro en la cartera permanente, ya que considero que te has interesado por el tema al participar en la entrada:

      – La cartera permanente contiene oro porque funciona bien en ciertos climas económicos en los que NINGÚN otro activo lo hace, especialmente cuando se da una fuerte inflación. Cuando se combina con otros activos en la proporción adecuada, la cartera sale enormemente beneficiada.
      – La CP contiene oro porque actúa como seguro monetario, función que el resto de clases de activos no hace con eficacia.
      – La CP contiene oro porque puede ser disimulado como patrimonio, de forma que sea difícilmente confiscable.
      – La CP contiene oro porque provee beneficios en el largo plazo que llegan a proteger de la inflación media real.
      – La CP contiene oro porque reduce la volatilidad de la cartera, y permite que esta tenga beneficios sostenidos en el largo plazo (8-9%) con una volatilidad por debajo del 10%.

      Podríamos preguntarle a un islandés si no le pareció en 2008 mejor inversión el oro que el índice bursátil islandés o los bonos del tesoro islandés, por muchos dividendos y cupones que entregaran estos últimos. Aquellos que tenían un 25% de oro en sus carteras terminaron el año en positivo, a pesar de perder más del 80% de su patrimonio en el 75% restante invertido en activos ¿productores?.

      Por último, un par de pensamientos:

      – Podríamos considerar que Ferrovial o Banco Popular, por poner un ejemplo cualquiera, sí es una inversión porque tiene la capacidad de ¿producir?. Pues si me diesen 1.000.000 de euros y me obligaran a invertirlos en un solo producto, preferiría hacerlo en oro que el acciones ¿productivas? de POP.
      – Por otro lado, cuando yo era niño, era común ver a las madres comprar algún producto de oro en la joyería. El joyero del barrio les apuntaba la compra en una libreta de hojas de cuadritos y las pequeñas aportaciones que iban realizando las ¿inversoras? para pagar su crédito de ¿inversión?. Al final, con el paso de los años, seguro que llegaban a acumular un cofre bastante hermoso. Me pregunto el valor presente de esos cofrecitos llenos de joyas doradas. Me pregunto si seríamos capaces de decirles en la cara a esas señoras que somos mejores inversores que ellas, y que no tienen ni idea de lo que es una inversión.

      En fin Dalamar, te agradezco tu opinión sobre el oro, y aunque no es el tema principal que nos ocupa en esta entrada, al final me he liado y te he contestado así al vuelo.

      Un saludo.

  2. He encontrado el fondo “Pictet Euroland Index-P EUR” que es muy semejante al “Pictet Europe Index-P EUR” pero solo invierte en los paises con la moneda euro.

    Es un 0.11% mas barato en TER.

    ¿Compensa aceptar la promesa de que los paises lo harán más o menos igual y comprar este fondo un poco más barato?

    Opiniones,
    Ferran

  3. Excelente artículo Antonio! Recomiendo a todos los seguidores de la Cartera Permanente que escuchen los programas de radio de Harry Browne, con un nivel medio de inglés son fáciles de seguir porque habla muy claro y repite constantemente los conceptos importantes.

    En cuanto a las promesas, como todo en la vida, es más importante la calidad que la cantidad, de poco sirve que reduzca el nº de intermediarios prestándole el dinero a Mariano mi vecino de arriba si sé que es un manirroto y ningún banco le concede un préstamo.

  4. Podéis bajaros los archivos? A mi me da error.

    @Dalamar, a mi tampoco me gusta el oro, pero estoy leyendo el libro de la cartera permanente y me estoy convenciendo de su utilidad. El oro es un seguro para tu cartera en determinados escenarios económicos, como puede se la inflación. Un saludo

  5. @Dalamar,

    Lo que la Carera Permanente de Brown realmente pretende, es hacer una cobertura frente a 4 distintos escenarios económicos: Inflación (con Oro), Deflación (con RF-Largo PLazo), crecimiento económico (con acciones) y restricción monetaria (Cash), mediante la composición de una cartera equiponderada.

    La cartera como tal, ha funcionado bien desde los años ´70 hasta la actualidad en USA. Pero en mi opinión, los datos salen muy positivos durante ese periodo dado que se parte de la tremenda expansión monetaria que ha permitido crear burbujas en todas las clases de activos Oro, Renta variable, e incluso de Renta Fija a largo plazo, porque creo recordar que los tipos a finales de los ’70 la Renta Fija a largo plazo en USA deberían estar entorno al 14% (vamos muy elevados). Dudo mucho que esto se repita en los próximos veinte años, que son los que a mi me conciernen, razón por la cual dicha cartera no es de mi preferencia. Ello no quiere decir, que en mi cartera convencional no tenga cabida un pequeño porcentaje en oro como previsión ante eventualidades completamente imprevistas (como cobertura ante esas eventualidades previsibles pero indeterminadas en el tiempo).

    Saludos,
    Valentin
    Valentin

    1. @Valentín, permíteme que te replique una cosa acerca de una afirmación que acabas de hacer. Es esta: “La cartera como tal, ha funcionado bien desde los años 70 hasta la actualidad en USA. Pero en mi opinión, los datos salen muy positivos durante ese periodo dado que se parte de la tremenda expansión monetaria…”

      En mi opinión, y como concepto fundamental, la Cartera Permanente no lo ha hecho bien durante más de cuarenta años porque partiera de unos bonos al 14% u otros motivos monetarios, ya que la cartera es rebalanceada cada x tiempo. Es decir, la cartera, con su diseño original 4×25% con rebalances, ha demostrado hacerlo bien hasta hoy partiendo desde el 70, desde el 80, desde el 90, desde el 2000, desde el 73, 85, 99, 88, 2005,…, desde un año con bonos al 2%, al 4%, al 11%, al 7%,…

      Puede haber alguna época en la que las acciones ganaran por goleada a esta cartera, pero ganar algunas ligas a la bolsa no es el objetivo de la cartera permanente.

  6. @Antonio,

    Gracias por el Post, y por desvelarnos el desglose de una cartera ejemplo. Veo que has pretendido incluir en ella partidas del 5% para Ahorro, Planes de Pensiones y Oro físico. Yo estas partidas las llevo separadas de mi cartera ordinaria. Como en mi caso se tratan de pequeñas partidas, pues es como si formasen parte del colchón de seguridad (por llamarlo de alguna forma).

    Personalmente me siento más cómodo sabiendo cuanto dinero pretendo destinar a la CP, y mantener los porcentajes concretos. Por ejemplo para Cash pues uno o varios fondos monetarios (o ETFs si procediese), y para los otras clases de activos más de lo mismo. Mantengo mejor el control. Pero cada uno se organiza como mejor sepa, eso está claro.

    En el tema del Oro no puedo comentarlo porque para que se cumplan mis requisitos de seguridad protectora ante eventualidades, no es ni barato ni fácil o ni práctico.

    Lo que no entiendo muy bien es lo pretendes decir en la expresión bajo Acciones: “10% Fondo de inversión español de cesta física”.
    ¿Te refieres a un fondo indexado domiciliado en España que invierta en la Eurozona?

    Saludos,
    Valentin

    1. @Valentín, gracias a ti como siempre por tu participación.

      La cartera que he puesto en esta entrada es una cartera ejemplo que no tiene porqué ser como la mía. Dedicaré una entrada a dar los detalles, pero esta vez no daré tantos, por motivos de sensaciones y seguridad parecidos a los tuyos.

      Para el cash también opino que los monetarios son buenas opciones, así como la liquidez o las letras.

      En el tema del oro opino lo mismo que tú. Es fundamental. Y sí, ni es más barato, ni fácil, ni práctico.

      Con esa expresión quería poner un ejemplo de fondo de inversión domiciliado en España con una cesta de acciones física, sin uso de derivados, ni ETFs ni fondos de inversión, efectivamente que invierta fundamentalmente en la Eurozona.

      En cuanto a tu segundo comentario, no existe un análisis de la cartera permanente desde el año 1900, aunque si nos atenemos a la estadística, el comportamiento de los inversores y seres humanos durante un sólo siglo tampoco aporta gran información relevante para tenerla en cuenta ante el siempre incierto futuro. Las necesidades, preferencias y elecciones de los seres humanos y sociedades nunca serán las mismas que en el pasado, y mucho menos con una muestra tan corta de datos. ¿Nos fiaríamos de los resultados de la ruleta con sólo 100 jugadas de muestra?

      Repito que la cartera permanente no pretende ganar a ningún activo ni benchmark en concreto, sino preservar el capital ahorrado por el ciudadano trabajador en cualquier clima económico, haciendo crecer su dinero por encima de la inflación real y no permitiendo que sufra grandes pérdidas latentes por los vaivenes del mercado.

      Saludos.

  7. @Antonio,

    Existen datos históricos de las cuatro clases de activos de todo el último siglo. Si mi plazo de inversión es de digamos 30 años, me gustaría saber la rentabilidad del año 1900 al 1930, del 1901 al 1931, y así sucesivamente.

    Un análisis así, aportaría una mayor visión del comportamiento de la cartera. Del año 70 hacia la actualidad no me es suficiente, lo siento.
    Quizás exista ya un análisis así. ¿Sabes algo sobre el tema?

    Saludos,
    Valentin

  8. @Valentín, la composición de la Cartera Permanente antes de los 70 no tendría sentido, con el oro ligado al dólar habría supuesto estar casi una vida con un 50% de la cartera en cash (para un americano). Pero en la gran depresión sí se pudo ver como los bonos fueron el activo estrella ante la deflación.

    De todas formas en mi opinión lo más interesante de la Cartera Permanente es que no se basa en los datos históricos, sino en los fundamentos económicos. Si 40 años te parece poca historia ten en cuenta que Harry Browne la ideó en los 80, con casi 30 años menos de historia de la que conocemos ahora, y ya entonces su tería era igual de sólida.

  9. @brownehead,

    no es mi intención hacer anticampaña contra la CP. Solo pretendo decir, que su estrategia no me satisface de cara a los próximos 20 o 30 años vista. Que prefiero gestionar el riesgo de otra forma a la CP.

    Opino que la CP, basada en fundamentos económicos, funciona bien en un entorno favorable para la misma, como lo ha sido el caso en estos últimos 40 años. Sin embargo, opino que la CP no está diseñada para hacer frente a Fundamentos monetarios, los cuales suelen ocurrir cada 60 o 80 años, que es la devastación de una moneda derivada de dos imperfecciones engendradas en el Sistema monetario.

    Todo ello ya lo he explicado varias veces, incluso ofrecí una charla hace dos años explicándolo. Copio y pego una parte de la charla que tengo recogido en un documento escrito:

    el sistema monetario actual no es sostenible en el tiempo

    Si se pudiese invertir a largo plazo sin riesgo, se obtendrían cantidades de dinero exorbitantes.
    Quién hubiese invertido un céntimo de Euro en el años 0, si hubiese estado puesto en circulación, al 3%, tendría hoy una cantidad aproximada de: 635.070.087.387.902.000.000.000 € (24 posiciones).

    Esto se correspondería con:
    Si el precio de 1 Kg. de oro puro actual = 32.213,56 € [(1 onza = 1364 USD a un tipo de cambio EUR/USD de 1,36)], fecha, 9 de febrero de 2011, a 1.971.437.144.444.460.000 Toneladas de oro.

    Es decir, a 1,97*10^18 Toneladas de oro.

    La producción anual mundial está entorno a 2.300 Toneladas. Por lo que se puede apreciar, que a largo plazo este sistema de acumulación de dinero es completamente irreal.

    Esta es la primera causa (el precio del dinero, el tipo de interés) por la cual el dinero fiat crece por si solo.

    La segunda causa es la derivada del “negocio bancario” ya expuesto, en el que tan solo hay que disponer (respaldar) de un 2% de reservas.
    Estas dos “imperfecciones” son la causa de la generación de deuda, las que conducen a un crecimiento exponencial del dinero, el cual no guarda relación con el crecimiento de bienes y servicios que es cuasi lineal.

    No pretendo continuar este debate aquí, porque ni hace referencia a la entrada en cuestión, ni me parece oportuno debatir sobre lo mismo.

    Solo pretendo decir que soy tan solo un observador de la estrategia Brown, que no soy practicante. No le demos más importancia al asunto.

    Saludos,
    Valentin

    1. @JLuis, si casi toda tu cartera está en una sola entidad, no estaría de más que te abrieras cuenta en otra, aunque no cambies para nada el perfil de tu cartera.

      @aitor, con respecto a si estoy compleeeeetamente seguro de que mis bonos están a mi nombre, sólo hay tres cosas seguras en la vida:

      1. La muerte.
      2. Los impuestos.
      3. Amstrong se dopaba… 🙂

      @rontxi, tendrás tus motivos para no ver al oro como activo contra la inflación, ya nos lo explicarás, pero eso de que cualquier inversión real protege contra la inflación ¿real? sí que me parece poco correcto.

      @Perdigón, hay brokers que incluyen en cuentas globales cualquier activo extranjero que compres, pero hay otros como Inversis que sólo incluyen los fondos de inversión domiciliados fuera de España. El resto como acciones, ETFs o bonos los compran directamente con tu cuenta.

      @Valentín, no sé cuantos ciclos económicos y monetarios habrás podido estudiar, pero te invito a que sí que estudies si su muestra es tan elevada como para confiar ciegamente en esos datos, y además que te lleven a especular con tus ahorros. Por otro lado, sea como fuere el pasado conocido, el futuro es inevitablemente incierto, en tanto que no es, y desde tiempos presocráticos, hablar de lo que no es lleva a meras opiniones falaces en esencia. (Espero que entiendas el uso de la antigua jerga griega usada de forma textual y no creas que te llamo mentiroso o algo así 😉 )

      De todos modos, si así lo quiere el devenir, tendremos la suerte de evaluar todas las especulaciones que apuntemos hoy.

      Por otro lado, también he de decir, que si tuviera que fiarme de alguien para especular con mi patrimonio, del último que me fiaría sería del satánico Fondo Monetario Internacional.

      @igor76, descárgalos del blog de Craig Rowland. Jeje, me alegro que te esté gustando la CP.

Comments are closed.